Policías bajo fuego: pandillas hicieron censo de “juras y soldados”, luego arreciaron ataques

Fuentes policiales aseguran que a pesar de tener información de la escalada de ataques a policías, institucionalmente no se le prestó atención al contenido de la “wila” decomisada. Entre el 28 de julio y el 6 de agosto, tres policías han sido asesinado y dos más fueron lesionados de bala.

Un documento  elaborado por inteligencia penitenciaria el 20 de julio de este año da cuenta que las pandillas hicieron un censo de “juras (policías) y soldados” y que se han puesto de acuerdo incluso con clicas (grupos) de pandillas rivales para poder ejecutar su plan, como una venganza por todos los pandilleros que la policía les ha matado, especialmente en la zona de Sonsonate.

El documento de inteligencia está basado, supuestamente, en una carta (wila) decomisada por personal de custodios del centro penal de Izalco, a principios de julio, en la que los pandilleros detallaban la escalada de ataques contra policías.De acuerdo con fuentes policiales, la veracidad de la información de ese informe se ha visto en la última semana;  entre  el 2 y el 6 de agosto tres agentes policiales han sido asesinados y dos más resultaron heridos en ataques perpetrados por pandillas.

cartita

Informe elaborado por Inteligencia Penitenciaria, según fuentes policiales.

En el informe citado, también se consigna el plan de matar a un policía por cada departamento, aparentemente a dos oficiales de la policía, y a varios colaboradores de centros penales.

A pesar de tener toda esa información, fuentes policiales aseguran que no se elaboró ningún plan de contingencia, al parecer no se le prestó la debida atención al informe o no se creyó en su veracidad.

Personal policial consultado afirma que las recomendaciones que sus superiores les han dado han sido las de siempre: cambiar de ruta en su desplazamiento cuando andan con licencia, no emborracharse. En síntesis, lo de siempre.

Los policías asesinados por pandilleros son Manuel de Jesús Díaz, atacado el 2 de agosto en la colonia Santa Julia, de San Miguel; Carlos Alberto Canjura Batres, asesinado el 5 de agosto en el cantón La Joya, municipio de San Julián, departamento de Sonsonate, y el agente William Antonio Caravantes, asesinado esta mañana en el caserío Zacamil, cantón Platanares de Suchitoto.

Además, el 28 de julio, un policía resultó lesionado cuando un pandillero le arrebató el arma. Este hecho se registró en la urbanización Valle Verde, de Apopa. Al día siguiente, otro agente policial resultó lesionado en el municipio El Refugio, Ahuachapán, al ser atacado por pandilleros.

  1. […] Tres horas después de que la Fiscalía dejara entrever en su cuenta de Twitter que la Policía Nacional Civil no le estaba dando la valoración adecuada a la alerta, la corporación policial emitió un boletín en el que tildaba de inoportuna y atentatoria contra la vida de los policías, el hecho de que la Fiscalía difundiera alertas por medios públicos, pues eso estimula el protagonismo mediático de las organizaciones criminales. Boletín emitido por la Policía Nacional Civil sobre alerta difundida por la Fiscalía. […]

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: