Falta de transparencia en acuerdos políticos y económicos entre China y El Salvador preocupa a EE.UU. y a sectores salvadoreños

Estados Unidos enciende la alarma ante la “poca transparencia” con la que el gobierno del FMLN estableció relaciones diplomáticas con China Continental. Tales relaciones podrían significar un retroceso en materia de los Acuerdos de Paz.

“Quiero dejar muy claro que cualquier país tiene el derecho de tomar sus propias decisiones y muchos países tienen relaciones con China, incluyendo los Estados Unidos, pero también quiero dejar muy claro que Estados Unidos también tiene el derecho de analizar esas decisiones.”

Así comenzó su conferencia la embajadora de los Estados Unidos, Jean Manes,  en su primera aparición pública ante los periodistas después de que fuera llamada de urgencia a Washington, para explicar ante la Casa Blanca y el Departamento de Estado “la forma abrupta” con la que el gobierno del FMLN rompió relaciones con Taiwán} y le abrió una cabeza de playa a China Continental, en una órbita del dominio geopolítico estadounidense, como lo es El Salvador.

Además de la Embajadora Manes también fueron llamados a Washington los representantes diplomáticos de Estados Unidos en Panamá y en República Dominicana, países que, también recientemente, rompieron relaciones diplomáticas con Taiwán.

“Hay preocupación sobre la manera y los términos en que los gobiernos han llegado a sus acuerdos económicos y políticos con China; y en el caso de El Salvador, por la manera de tomar la decisión, con una falta total de transparencia”, puntualizó la diplomática.

Y hay sobradas razones que podrían justificar la preocupación de los Estados Unidos respecto de la falta de transparencia a la que se refiere la Embajadora Manes.

Veamos.

Bo Yang, el empresario de origen chino que pretende comprar la isla Perico en el Golfo de Fonseca para construir un resort, es el representante legal de Golden Will Industrial Limited S.A. de C.V., empresa que se dedica a la venta de vehículos de fabricación china y medidores de agua. Pero no solo eso. Bo Yang también aparece en documentos del Registro de Comercio del Centro Nacional de Registro (CNR) vinculado a otras sociedades.

Puntualmente en otras seis empresas de las cuales solo Golden Will S.A. de C.V. es la única que está activa y presenta estados financieros recientes ante el Registro; “las otras empresas donde aparece Bo Yang, solo presentan, en el Registro, matrículas de comercio y actas de sus directivos.

Un analista del Pentágono, experto en temas de seguridad en el Triángulo Norte de Centroamérica, quien solicitó no mencionar su nombre por no estar autorizado (por el momento) a dar declaraciones oficiales respecto a la entrada de China Continental, se refirió a la transparencia de las empresas de China y afirma que ese país esconde su agenda geopolítica, usando empresas que se dedican a diversas inversiones.

“La política china se basa en el ‘Denial and Deception’ (negación y engaño), como conceptos básicos. Niegan todo y usan el engaño como arma de guerra. La gran mayoría de las empresas que han montado en América Latina, y específicamente las que operarán en El Salvador, están vinculadas a la industria militar china. Habrán civiles que usan de cobertura pero en el fondo, la idea es crear una cadena de puertos alrededor de América Latina en puntos estratégicos para controlar movimientos críticos en lo económico y lo militar. Tienen inversiones en 42 puertos en América Latina.

La Unión y Puerto Corsain no son económicamente viables. Entonces ¿ofrecer $50 millones de inversión sin estudios de factibilidad, de impacto ambiental, de infraestructura de apoyo, Etc., qué implica? Implica que las inversiones no son para una ganancia económica, sino para intereses geopolíticos donde las inversiones se justifican por esas razones. La gran meta, a largo plazo, es aislar a los EE.UU.  en el hemisferio”, afirmó el analista.

Precisando acerca de la empresa local, Golden Will Industrial Limited S.A. de C.V., el analista del Pentágono afirma que “al navegar por la página web de Golden Will Limited en Pekín, la empresa efectivamente afirma que tiene sucursales en países de América Latina, como El Salvador: “Somos una empresa que provee servicios profesionales de medidores de agua, niveladoras, pavimentadoras, camiones, autobuses, piezas para tren de rodaje, autopartes, maquinaria sanitaria ambiental, maquinaria agrícola, instrumentos médicos y electrónicos.” Y agrega: Golden Will Industrial Limited S.A. de C.V. forma parte de la prestigiosa empresa GOLDEN WILL INDUSTRIAL LIMITED ubicada en Pekín”. http://www.trader-china.com/accounts/willindu-a18306.html.

Volvamos  al tema de la transparencia y de las razones por las cuales el FMLN no habría sido transparente en cuanto a la apertura de relaciones diplomáticas con China.

“El FMLN no pudo actuar con transparencia, porque el negocio con China no es transparente. El FMLN además, también comparte la meta con China de aislar a EE.UU., a pesar del hecho de que China es una potencia mucho más imperialista que Estados Unidos; sin embargo, el FMLN optó por ir en esa línea. Y también no fueron transparentes porque el FMLN no podía justificar el cambio de relaciones, en términos racionales, ya que China casi nunca cumple con lo que promete en cuanto a sus promesas de crear empleo e inversiones que benefician al país. China sólo cumple con sus objetivos geopolíticos” ,  enfatizó el analista.

Por otra parte, en su libro “La Maratón de Cien Años: La estrategia secreta de China para suplantar a los Estados Unidos como poder global” Michael Pillsbury,  Director del Centro de Estudios de la Estrategia de China del Instituto Hudson, escribe que “Deception Strategy” (la Estrategia del engaño) ha sido la herramienta de China para proyectar ante el mundo occidental, la imagen de una China pacifista, sin pretensiones hegemónicas; ello le permite avanzar con su otra estrategia,  conocida como “La Maratón de Cien Años”, que consiste en desplazar como poder global a Estados Unidos en el año 2049, fecha en la que se cumplen cien años del nacimiento del Partido Comunista de China (PCCh, 1949).

Pillsbury, quien ha obtenido documentos clasificados a través de sus contactos en la disidencia de China Continental, afirma que las ambiciones geopolíticas de China datan de mucho antes del nacimiento del PCCh; se remontan a los tiempos antiguos de gloria de la China imperial y la filosofía de Confucio quien decía que “no pueden haber dos soles sobre el cielo, ni dos emperadores sobre la tierra”.

No obstante, afirma Pillsbury, “es con Mao Zedong en 1949, y la consolidación del Partido Comunista que China empieza a dar pasos estratégicos en conseguir el añorado sueño de ser nuevamente un poder global como en la antigüedad; pasos estratégicos que han resonado con más intensidad en los últimos años y que ha tomado desprevenida a la comunidad de inteligencia de los Estados Unidos”.

Por su parte Bill Gertz, en su libro “i War: la guerra y la paz en la era de la información” sostiene que para esconder y alcanzar sus ambiciones geopolíticas y hegemónicas “China utiliza tanto las reglas de la democracia como los sistemas legales, en combinación con operaciones encubiertas de inteligencia y el uso de estrategias cibernética, que en términos militares significa usar información para influenciar, corromper, alterar y usurpar las capacidades de decisión de sus adversarios potenciales. China Comunista representa lo último en el arte de la guerra de información (information warfare), como se ha apreciado en la estrategia por décadas de Pekín, de una campaña de decepción, para falsamente convencer a los públicos del mundo de que China no representa ninguna amenaza”.

Ante el panorama que se dibuja con la entrada de la segunda economía más grande de planeta a un traspatio tradicional de dominio geopolítico estadounidense, el analista del Pentágono considera que las ambiciones geopolíticas de China impactarán en la frágil democracia de El Salvador y serán un retroceso a los cambios democráticos que se consiguieron con la firma de los Acuerdos de Paz.

¿Por qué?

“Uno de los grandes logros de los Estados Unidos posterior a la Guerra Fría era desarrollar una política de respeto a los derechos humanos, de anticorrupción y de fortalecimiento de los sistemas de justicia. Mientras que China tiene intereses geopolíticos y económicos pero sin tomar en cuenta el respeto a los derechos humanos, a la transparencia y al estado de Derecho. Para lograr sus ambiciones están dispuestos a tirar dinero, a fomentar la corrupción que acompaña eso y dejar de un lado el estado de Derecho e ignorar la institucionalidad del país.

Entonces, en un país como El Salvador, ya al borde del abismo con un gobierno como el del FMLN, con índices de corrupción al más alto nivel, esta relación con China viene a fomentar todos los abusos existentes y todas las debilidades del sistema. Es un problema enorme para un país que todavía está saliendo de las consecuencias de una guerra civil, con instituciones frágiles y una corrupción alarmante. Realmente, sí será un retroceso muy grande en relación a lo que el país  ha logrado después de la firma de los Acuerdos”, acotó el analista estadounidense.

Y si de algo se puede estar seguro es que las mafias chinas son una verdadera amenaza para el derecho de la libertad de expresión; a las mafias chinas no les gusta que los periodistas se entrometan en sus “negocios” y están dispuestas a mucho con tal de mantener seguros sus secretos.

Para muestra el siguiente ejemplo: en 2014 cuando el ICIJ (Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación), publicó una investigación sobre los negocios en paraísos fiscales que la élite del poder chino tenía  mediante empresas offshore (pantalla), sobre parientes de políticos chinos, de directivos de empresas estatales implicados en escándalos de corrupción, hubo atentados contra periodistas que se atrevieron a trabajar en la investigación y los materiales periodísticos fueron inmediatamente censurados en todo el país.

Y más reciente es la revelación que hicieron los Panamá Papers: Deng Jiagui, cuñado del presidente de China, Xi Jinping, estuvo vinculado a varias empresas offshore, fundadas en las Islas Vírgenes Británicas.

Otro caso que involucra directamente a la élite política de China es que Li Xiaolin, la hija de Li Peng, conocido como”el Carnicero de Tiananmén”, también aparece vinculada a empresas pantallas… Pero todo eso no se puede publicar en China porque los materiales periodísticos son censurados y los periodistas encarcelados, vapuleados o asesinados.

En El Salvador, el Gobierno continúa manejando con mucho secretismo los tratos que tiene con empresarios chinos a quienes supuestamente arrendará el puerto de La Unión y los terrenos aledaños, entre otros bienes estatales.

También puede leer El desembarco chino en el Golfo de Fonseca, poca información y muchas dudas

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: